“Buenos días. Soy tu corredor de seguros y acabo de redactar tu parte de robo. Ya lo he enviado a la compañía para que recibas la indemnización rápidamente. Pero debes tomar precauciones para que no vuelva a ocurrir. Lo lógico es que hayan vigilado tu casa antes de entrar. Primero se puestas las joyas…).

“¡Ah! La próxima vez que te vayas de vacaciones no publiques tus fotos en el facebook. Los ladrones podrían esconderse en las redes sociales para seguir tus pasos”.